Noticias

Andalucía contempla ampliar el regadío en las inmediaciones de humedales españoles

Andalucía contempla ampliar el regadío

Los legisladores de Andalucía, región del sur de España, han dado su aprobación preliminar a una polémica propuesta para ampliar el regadío en una zona adyacente a uno de los humedales más valiosos de Europa.

A pesar de las objeciones de los ecologistas y de las repetidas advertencias del gobierno central español y de funcionarios de la Unión Europea, la propuesta de recalificar la tierra y aumentar el regadío cerca de la reserva natural de Doñana ha recibido la aprobación inicial en Andalucía. La reserva se ha ido secando debido a diversos factores, como la agricultura, el turismo y la prolongada sequía agravada por el cambio climático.

Como estaba previsto, el Parlamento regional ha aprobado la toma en consideración del proyecto de ley, promovido por el partido conservador gobernante en Andalucía, el Partido Popular, y apoyado por el partido de extrema derecha Vox.

Si la medida se promulga, entre 1.000 y 1.500 hectáreas (2.470-3.700 acres) de tierras adyacentes a la reserva de Doñana se designarían como regables. Los detractores del proyecto de ley sostienen que este cambio de zonificación amnistiaría de hecho a numerosas explotaciones agrícolas que actualmente utilizan pozos ilegales para acceder al acuífero situado bajo los humedales con el fin de cultivar fresas para su exportación a Europa.

El Partido Popular sostiene que su intención es ayudar a los agricultores que se encuentran en una zona gris legal a formalizar sus medios de vida, y el partido ha prometido que el plan no perjudicará a los humedales.

Según el portavoz de la Junta de Andalucía, Ramón Fernández-Pacheco, la administración regional está dedicada a salvaguardar Doñana, y una disposición del proyecto de ley propuesto implica evaluar cuidadosamente las reclamaciones de los agricultores que puedan tener derecho a recibir agua superficial.

LEER:  Esta bodega vasca está reinventando el vermut con uvas locales y métodos de desarrollo sostenible.

Fernández-Pacheco expresó su preocupación por la posibilidad de que la UE no esté recibiendo una imagen exacta del proyecto de ley. Sin embargo, los ecologistas y los partidos de la oposición han acusado al Partido Popular de hacer promesas de agua superficial que pueden no ser factibles en un esfuerzo por ganar votos antes de las elecciones locales del 28 de mayo. Sigue siendo incierto si el proyecto de ley se tramitará antes de las elecciones.

Andalucía contempla ampliar el regadío

Las autoridades centrales españolas han comprometido millones de euros para proteger Doñana y han propuesto desviar agua de otro sistema fluvial. Sin embargo, el Gobierno de Madrid ha aclarado que la finalidad de esta agua es sustituir el agua de pozo extraída legalmente, no aumentar el regadío en la zona.

Florika Fink-Hooijer, Directora General de Medio Ambiente de la Unión Europea (UE), advirtió recientemente al Gobierno español de que la UE no aceptaría el plan de Andalucía. En 2021, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas ya criticó a España por su negligencia con los humedales de Doñana, y una nueva desatención a la reserva natural podría acarrear importantes multas para el país.

Los científicos que investigan en Doñana coinciden en que el plan propuesto no haría sino agravar la presión sobre el acuífero.

“Esta votación ni siquiera debería celebrarse”, dijo Eloy Revilla, director de la Estación Biológica de Doñana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en una entrevista telefónica con The Associated Press.

Revilla expresó su preocupación por que el plan propuesto enviara un mensaje equivocado, dando a entender que quienes utilizan pozos ilegales podrían eludir las consecuencias.

“No abordará los problemas a los que se enfrentan Doñana o los agricultores. Por el contrario, sólo añadirá más complejidad a una situación ya de por sí complicada”, señaló.

Los agricultores que actualmente utilizan pozos legales en tierras ya declaradas regables también se oponen a la medida propuesta, ya que temen que pueda empañar la reputación de las bayas que comercializan como cultivadas en las prístinas condiciones cercanas a Doñana.

LEER:  La sequía obliga a replantear el uso del agua en España

La reserva de Doñana, de 74.000 hectáreas, está situada en el estuario donde el río Guadalquivir desemboca en el océano Atlántico, en la costa meridional de España. Es un lugar de invernada vital para medio millón de aves acuáticas y un punto de parada crucial para millones de aves que migran de África al norte de Europa. Además, alberga cinco especies de aves amenazadas, entre ellas el águila imperial española, en peligro de extinción.

Andalucía contempla ampliar el regadío

En las últimas décadas, el Coto de Doñana se ha convertido también en un importante centro agrícola, y muchos agricultores han pasado de cultivos de bajo consumo de agua, como el olivo y los cereales, a cultivos de bayas, que requieren más agua, para aumentar sus ingresos.

Los agricultores que reclaman derechos de agua son propietarios de tierras clasificadas como no regables en virtud de un acuerdo alcanzado en 2004 entre autoridades, ecologistas y agricultores para regular las actividades agrícolas en las inmediaciones del Coto de Doñana.

Estudios realizados por la organización ecologista WWF han revelado que el auge de los berries en la zona ha provocado la aparición de entre 1.000 y 2.000 pozos ilegales en las inmediaciones del Coto de Doñana desde el acuerdo de 2004. El año pasado, el Partido Popular presentó un proyecto de ley similar, pero no llegó a votarse debido a la celebración de elecciones anticipadas en la región.

Romualdo Macías, presidente de la plataforma que representa a unos 1.500 agricultores que abogan por el nuevo plan, se mostró optimista:

“Por primera vez, después de una lucha tan larga, tenemos la esperanza de que podamos resolver nuestros problemas después de tantos años.”

Macías subrayó que Doñana no puede quedar aislada como un parque con un muro alrededor mientras todo lo que hay al otro lado se convierte en un desierto.

LEER:  Cómo la Comunidad Valenciana de España se convirtió en líder en agricultura ecológica

El renovado impulso a la iniciativa llega en un momento en que España se enfrenta a una sequía récord en algunas regiones, tras un año 2022 de calor abrasador, que fue el más caluroso registrado en el país.

Revilla, el biólogo, expresó su profunda preocupación por la situación, describiéndola como “crítica” para las lagunas y marismas que contribuyen al estatus de Doñana como Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera de la UNESCO. Y añadió:

“Los ecosistemas de Doñana que dependen de las aguas subterráneas se encuentran en un estado calamitoso, y se espera que la situación empeore si se tiene en cuenta que el año pasado fue excepcionalmente seco y que las previsiones para este año indican condiciones aún más secas”.

Puede que también te guste...